Zarya-1: Una escalofriante aventura interactiva a distancia en la Luna

11/09/2018
maxresdefault-1-1280x720.jpg

Para mí, cada septiembre es una reválida. Adoro el otoño, no es ningún secreto, en contraposición al tedio y a la desdicha que me provoca el verano, y este mes es algo así como la puerta estelar que me lleva, temporada tras temporada, a un frío e inhóspito rinconcito del universo en el que vuelvo a ser ese tipo introvertido y de esperpénticas ideas al que tanto anhelo –el mismo que debería ayudarme a levantar este desolado blog y gran parte de mi vida–. Y hablando del espacio… ¿habéis jugado ya al Zarya-1 o qué?

Bien, pues resulta que tras ese nombre se esconde un escueto videojuego que orbita en torno las peripecias de una misión secreta de la NASA en nuestro mismísimo satélite natural. Dicho así, suena bien, pero lo mejor de todo es que la acción se lleva a cabo íntegramente a través de una interfaz de mensajería escrita. Sin mallas tridimensionales, sin entorno geográfico simulado, sin sprites y sin nada más que meros cuadros de diálogo, lo que hace que te metas en el papel o abandones la partida. Una vigente secuela de aquella mítica saga de libros de Elige tu propia aventura.

Tráiler oficial del Zarya-1, disponible en freemium para iOS, Android y Steam.

Sin ánimo de espoilear ni de sembrar el pánico, avanzo que el videojuego puede llegar a causar cierta angustia y hasta miedo. La manera en la que el guión se entrelaza con los tiempos y, sobre todo, con los silencios puede hacer que lamentemos profundamente no haber tomado una mejor decisión en el desarrollo de la trama. En ella seremos los responsables en la Tierra del éxito y/o múltiples fracasos de un grupo de cuatro singulares exploradores que acaban de aterrizar en la Luna sin tener muy claro su objetivo ni las intenciones de cada uno, a cuál más temerario.

Dosis bien repartidas de terror, misterio, ciencia ficción, humor negro y nostalgia hacen del Zarya-1 una propopuesta a tener muy en cuenta en tu iPad para esos ratos de evasión tras recibir un correo de un cliente pidiéndote los bocetos de tus diseños en Word para gestionarlos personalmente, o tal vez tras una llamada de otro para que te saques un copy de la manga que reflote su empresa de la noche a la mañana.

» Ver en la appstore