Concentración en apoyo contra el cierre del Club Cronopios

08/06/2018
DSC_6925_B-1280x720.jpg

Durante el pasado mes de mayo tuvo lugar una concentración en apoyo a la asociación cultural “Club Cronopios” dado el triste y repentino cierre de su local, situado en el 16 de la calle Ferlandina del barrio del Raval en Barcelona, por una serie de complicaciones en la renovación del contrato de alquiler.

Los actos de apoyo tuvieron lugar en la Plaça de Sant Jaume, frente a las sedes del Ajuntament de Barcelona i de la Generalitat de Catalunya, y al que acudieron cerca de 300 personas según fuentes de la asociación. Y por allí anduve un rato, cámara en mano, para apoyar un modelo de causa no sólo más que noble sino altamente necesaria para el desarrollo cultural de la propia ciudad.

Concentración en apoyo contra el cierre del Club Cronopios.

Actualización: A mediadios de septiembre se hacía pública la grata noticia de la vuelta a la actividad del Club Cronopios en su mismo local. Aún no conozco más detalles, pero creo que no tardaremos en volver a asomar el hocico por allí.

Acerca del Club Cronopios

Si no lo conocíais, debo reconocer que yo tampoco, hasta que tuve el placer de asistir al pase de la película de ciencia ficción Proyecto Lázaro dentro de la programación de actividades de Otium Club –asociación cultural de la cual soy miembro– pocas semanas antes de la noticia del cierre.  Y, cómo no, quedé prendado del local sólo con ver su letrero, elaborado con letras de cartón troqueladas y libros abiertos de fondo evidenciando artesanía y pasión por la cultura, pero dentro había más.

En creo que no más de 80 metros cuadrados muy bien repartidos, nos encontramos con un cómodo refugio artístico a disposición de público y creadores, con bar propio tras la entrada, sala de actos, conciertos y proyecciones, sala anexa de ocio (o chillout), equipamiento completo en todas ellas y un personal atento y con interés por sus eventuales huéspedes.

A ello se le unía una amplia parrilla de actividades entre las que destacaban los talleres, micros abiertos, clubes de lectura, charlas, presentaciones y un largo etcétera, así como la opción abierta a colaboraciones con otras entidades para el desarrollo de actividades conjuntas mediante la cesión de sus espacios. Un coqueto escondrijo en pos del crecimiento personal y colectivo que tanto necesitamos y tan poco abundan ya en la ciudad, si es que quedan.

» Ver galería completa de la concentración en DOMÉSTIKA
» www.clubcronopios.com