Beeple, como Tesla: El futuro es suyo

19/03/2017
508758823-1200x675.jpg

Situaciones abstractas en entornos imposibles que sólo caben en una mente tan retorcidamente transhumanista y visionaria como la de “Beeple”

De volver a la adolescencia y sentir la estúpida inercia de llenar las paredes de mi habitación de pósters previamente doblados y mal conservados, no me cabe duda de que haría todo lo posible por que uno de ellos llevase la firma de Mike Winkelmann, un sensacional artista gráfico más conocido como “Beeple.

«El desarrollo del hombre depende fundamentalmente de la invención. Es el producto más importante de su cerebro creativo.» -Nikola Tesla-

Oriundo de la norteña ciudad de Appleton (Wisconsin, USA), este coloso de la artesanía visual ya es célebre por haber proyectado sus cortometrajes y videoclips en eventos, festivales y lugares varios como onedotzero, Prix Ars Electronica, la Bienal de Sydney o el Ann Arbor Film Festival, según leo en su web.

A base de herramientas de diseño gráfico como Cinema 4D, Houdini, Worldmachine y 3D Coat, Beeple es capaz de crear paisajes futuristas y bucles hipnóticos que estimulan la imaginación del receptor.

La animación como lenguaje universal

En una entrevista para Greyscalegorilla.com, Beeple sugiere que «la animación puede ser una herramienta muy potente para explicar los problemas sociales», especialmente los más complejos, a través de conceptos visuales que puedan ser fácilmente comprendidos por cualquier persona en cualquier parte del mundo, superando así las siempre presentes barreras del lenguaje verbal.

Por ello, Transparent Machines, una de sus obras más populares, orbita en torno a la “sociedad 2.0” y a su paradójica actitud respecto a la transparencia y la privacidad de la vida cotidiana en la actualidad. Un enésimo y renovado rechazo al canon de humano moderno -«desarraigado y sin objetivos», que decía Tyler Durden- dado su comportamiento heredado de la “clase ociosa” dentro de la era de la “modernidad líquida”, conceptos que respectivamente vaticinaran Thorstein Veblen y Zygmunt Bauman tiempo atrás, y cuya evidencia tal vez pueda estar delatando la necesidad de un nuevo salto evolutivo en nuestra especie.

«Estamos “indignados” por las acciones de la NSA, pero seguimos subiendo deliberadamente cada vez más información de nuestra vida personal a Facebook y Google», dice sobre Transparent Machines.

Pero lo que más me cautiva es su capacidad de implicación, rubricada en su obra Everydays; objeto por el que desde hace años viene publicando una ilustración diaria en las redes sociales. Y fue gracias a esta tormentosa obsesión -vulgarmente llamada “creatividad”- que logré dar con su legado en instagram, el mismo que sigo con entusiasmo por ver qué imagen habrá publicado hoy. Pequeñas cápsulas analgésicas para guerreros del gremio que sufren de vista cansada. Café para muy cafeteros.

002
006
004
003
005
001

Y como apunte personal, creo sinceramente que estamos ante un visionario de un futuro no excesivamente lejano. Las grandes revoluciones requieren siempre grandes divulgadores -y la de la robótica no va a ser menos- que vayan más allá del parafraseo sistemático y acerquen libremente el conocimiento necesario a la sociedad para que sean sus componentes quienes puedan recorrer el camino por sí mismos.

Web del artista